Tu placer es mi placer….con una sonrisa en los labios muy rojos le dice amanda a su hombre, Roberto  ….. y  con este concepto claro ya en sus mentes se dirigen al Eternity para una noche llena de morbo y mucha lujuria.

vestida con un traje negro ajustado  con botas altas y ropa interior azul humo ,sentia como los hombres alli en el club la miraban con deseo y si…….  ella se sentia deseada, pero hoy no seria ella la protagonista de aquella noche, seria al que ella llamaba su hombre . Roberto un hombre de estatura  mediana y masa muscular muy normal  y cuerpo cuidado, sus cabellos risados ya de color gris le daban ese aspecto interesante.  Esa noche seria él quien seria el Centro de la experiencia. Amanda con mucha delicadesa despues de unas copas y observar a toda la gente que se divertia y conversaba  se dirigio a una chica, esa chica tenia algo que a ella le gustaba y sabia que a su hombre le encantaria, desde el primer momento que la vio le gustó la forma en la que esta chica se movia. Despúes de conversar con ella y exponer sus respectivas reglas llegan al acuerdo que entrarian a un cuarto privado para estar esas dos guapisimas mujeres con Roberto. Eva vestia un traje rojo corto sin espaldas y unos tacones a juego con su traje. las piernas largas de aquella chica seducian a todos aquellos que veian como se desenvolvia con destreza antes aquellos ojos curiosos por ver como estos tres se enrollarian.

Roberto, Amanda y Eva  entrarian a uno de los privados de aquel Swinger club Eternity y echarian riendas sueltas a la lujuria que tenian en sus cuerpos….. una vez desnudos en esa pieza de luz tenue y camas de piel negra  comenzaban a jugar con cariacias y besos. Las dos chicas comenzaban a acariciarse y mostrar a Roberto en sensualidad pura como dos chicas podian hacer sexo atractivo y sensual, se besaban y tocaban  mientras Roberto miraba y comenzaba a sentir en su cuerpo como este reaccionaba con una potente erección.

Las chicas besaban sus respectivos sexos y se daban placer mutuo, aquellas lenguas juguetonas jugaban con el clitoris erecto en sangre mientras Roberto esperaba con ansias la boca de Amanda en su pene para revivir esas mamadas que solo ella sabia Darle y perder su lengua juguetona en la boca de Eva mientras sus manos sin duda alguna quietas no estaban.

El cuerpo de ese hombre tiritaba de placer al sentir como dos lenguas jugaban en su pene, mojandolo con una saliva caliente llegando desde el nacimiento del pene hasta meter por completo su glande en una de esas dos bocas de labios rojos. su cuerpo recibia mucho placer y placer del bueno de esos que se quedan dando vueltas en cada sentido del cuerpo por largo tiempo despues de relajarse. El tomando el comando toma por las caderas a Eva y la pone en cuatro patas y enviste aquel cuerpo con fuerza mientras Amanda ayudaba con movimientos Fuertes detras de él a la envestida lo que a ésta le exitaba hacer….. porque sabia que  después de  él terminar con Eva… seria  el tiempo de Amanda.  Roberto vertiría toda   su lujuria en ella y ella una vez más explotaria en un orgasmo intenso con mezcla de euforia y adrenalina. Una vez los tres satisfechos de placer y transpirados por el trabajo echo se dirigirian envueltos en sus respectivas toallas a la barra de aquel club para calmar un poco la adrenalina , la que en este momento estaba a tope.

Comentarios
0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2018 Eternity
© Fogo 2018. Todos los derechos reservados.